sábado, 17 de enero de 2015




Cerrare mis ojos
y bailare por ti,
mientras espero que
tus labios indulgentes
vengan a perdonar
este dolor ya marchito. 

Será el fresco de tus besos,
el nuevo de tus años; 
tu espalda no marcada por la vida,
lo que me hará no hundir 
mis tacones en la arena...

Y será un imposible,
acaso, una fantasía.

3 comentarios:

Amorexia. dijo...

Será que volvamos de el silencio...

La Dama de Cristal dijo...

A veces echo una mirada al pasado y no se porque continuamos en el silencio amigo.

stella anahi dijo...

me gusta lo que escribes, es fácil identificarse con tus palabras.