miércoles, 22 de agosto de 2007

PREJUICIOS




El reloj daba las siete de la noche en punto cundo ella llegaba a su trabajo. Todos los días la misma hora y en la misma esquina donde ofrecía sus servicios. Dama de compañía o prostituta como se le quiera llamar a su profesión ( la mas vieja de todos los tiempos dicen la malas lenguas)
Su cara reflejaba ya el paso de los años que intentaba ocultar con maquillaje exagerado, su cuerpo cansado ya cubierto de ropa extremadamente provocativa. No era la mas joven del grupo así que sabia perfectamente que tenia que hacer todo lo posible para sobresalir, porque si no esa noche se iría a casa con la incertidumbre de si iba a tener algo para comer mañana.
Luego la misma rutina, su primer cliente( cualquiera que pudiera pagar sus servicios esa noche) quizá esta vez con el ofrecimiento de una copa antes, luego un motel de muerte. Jugar al deseo para dejarlos satisfechos, asegurándose de que regresarían de nuevo con orgasmos y gemidos fingidos. Era una de las mejores en su campo con mas de veinte años en el negocio y sin llegar aún a las cuatro décadas de edad.
Su vida un verdadero infierno, desde que cumplió los quince, debatiéndose desde muy joven entre la moral y la necesidad. Juzgada, repudiada, casi apedreada por los que se dicen santos de profesión. Fariseos que no hacen mas que golpearse el pecho , que no se preocupan por nada mas que lo que puedan pensar los otros de ellos ( hipócritas de profesión). Sin pensar y sin importarles que esa hermosa dama de maquillaje y ropa exagerada, llegaba a su casa cansada y con una sonrisa en los labios miraba a sus hijos dormir. Ahí solo en ese momento se repetía “ Por ellos todo vale la pena, ya tienen la comida asegurada para mañana. Algún día podré dejarlo“Irónicamente era feliz así, aún con lágrimas en los ojos.
Así transcurrían sus días desde la hermosa edad de los quince, desde que fue obligada a renunciar a sus sueños.
Así terminaban sus noches todos los días en el mismo lugar a la misma hora...



No me puedo quedar callada ante las injusticias que se cometen con las personas, muchas veces por aquellos que no son capaces de aceptar lo que son en realidad. Que fácil se nos hace llenarnos la boca de prejuicios, muchas veces ajenos, sin preocuparnos por ver al ser humano que se esconde detrás de cada fachada. No nos preocupamos ( ni nos interesa muchas veces) conocer su historia, se nos hace mas fácil apuntar con el dedo sin ver que otros tres nos están apuntando a nosotros.
Te haz puesto a pensar que con la misma vara que juzgues serás juzgado. No escupas para arriba porque sabes que te caerá encima. Todos somos seres humanos merecedores de respeto sea cual sea nuestra historia y merecedores de este mundo que fue dado para todos no para beneficio de unos cuantos. Te pregunto ¿con que te llenas la boca diariamente? trata de hacerlo con comida y no con prejuicios, mucho menos ajenos. Mejor dedícate a limpiar tu casa antes de fijarte en la suciedad de la casa del vecino.
Aprovechar mi tiempo es lo unico que debo hacer, pues este no tiene reversa y nunca podre recuperarlo de nuevo.No tengo dos vidas como para desperdiciar una en prejuicios, odios y resentimientos, envenenando mi alma .Asi que yo soy la que forjo el rumbo de mi vida y ocuparlo en cosas provechosas y con sentido es mi deber para conmigo. Se muy bien que el pensar libremente y expresarnos nos hara mirar la realidad desde varios puntos de vista diferentes, hagamos nuestra la libertad de pensamiento y accion, pero reconozcamos nuestros limites. Tu limite esta donde la libertad de la otra persona comienza. NO CONSTRUYAS TU MUNDO CON PREJUICIOS!!!! haz de él un lugar digno para que tu vivas.

3 comentarios:

Josemiguel dijo...

Es increible que la mayoria de las personas se dejen influenciar por comentarios ajenos para opinar sobre alguien, sin solvencia, sin conocimiento, sin derecho, sin razon y sin motivo.

Un prejuicio es precisamente la opinion que se forma sin conocer la verdad, realidad o hechos acerca de algo, y esas son palabras ajenas en boca propia, cosa que no debe ocurrir.

Es nuestra propia opinion, nuestro propio ser, nuestros propios ideales los que deben emanar de nuestras bocas en forma de ideas propias, de sentimientos propios, puros y sinceros, es de esta manera que podemos de verdad decir algo constructivo sobre alguien, en lugar de tacharle o tildarle de algo que no tiene razon ni sentido.

Cierto es que solo tenemos una vida, y no podemos desperdiciarla ni pensando en cosas que no podemos resolver, ni ensayando como vivir para los demas, por evitar que se piense de nosotros algo que no es cierto.

Dejemos de lado esa preconcepcion de que debemos ser aceptados por la sociedad y las personas solo si cumplimos con sus normas, porque entonces estaremos atados a los prejuicios del mundo. Debemos vivir por nuestros propios principios, nuestros propios conceptos y preceptos, y solo de esa manera podremos vivir una vida plena, LIBRE de todo prejuicio.

Todo sentimiento debe ser expresado, aun asi no sea bien recibido, pues precisamente en la libertad de ser nosotros mismos radica la base de una vida llena de plenitud.

Es maravilloso el saber que existe gente como tu vida de mi vida, que es tan libre como sos y que permite a traves de palabras como las que vos plasmas en estas lineas, que muhca gente se de cuenta de que no debe ser alguien mas para ser aceptado, sino que simplente deben ser ellos mismos.

Segui escribiendo, amor, transcribiendo todas aquellas bellas notas que hemos leido juntos, que has escrito a lo largo de tanto tiempo, que son tan divinas y maravillosas, tan libres como vos.

Penumbra dijo...

Mientras no dejemos llevarnos por prejuicios y respetemos la individualidad de los demas, podremos construir ese lugar digno en que aspiramos a vivir.

Amorexia dijo...

Bravo! te aplaudo°! como luchadores incansables contra la intolerancia y los prejuicios! Al mismo tiempo dejame felicitarte por tu prosa, es realmente buena, y también por tu blog, lo he ojeado y creo que seguiré viniendo por acá. Te invito a que nos encontremos en las letras, por demás a mi hora mas oscura.